Skip to content
Vallombrosa
Photo © Municipio de Florencia
Photo © Municipio de Florencia

Espiritualidad, silencio, belleza: 5 lugares en los alrededores de Florencia

Consejos para alejarse de la rutina diaria y encontrar la paz interior

Cualquier época del año es buena para desconectarse y encontrar tiempo para uno mismo. Así pues, algunos periodos son mejores que otros por su significado religioso, que puede tener un valor incluso para quienes no son religiosos.

Proponemos aquí 5 lugares a poca distancia de Florencia, para visitar no como turistas sino como personas en busca de una experiencia profunda. 
5 lugares que no sólo son interesantes por la historia, el aspecto arquitectónico, sino que rodeados de la naturaleza, casi siempre bosques, brindan la oportunidad de desconectarse totalmente del ritmo cotidiano de nuestras vidas para disfrutar de momentos de paz interior. 

Índice
  • 1.
    Convento del Encuentro
  • 2.
    Ermita de Lecceto
  • 3.
    Abadía de Vallombrosa
  • 4.
    Convento de Monte Senario
  • 5.
    Cartuja de Florencia

Convento del Encuentro

El Encuentro - claustro
El Encuentro - claustro - Credit: Municipio de Florencia

En el paisaje suave y ondulado de Bagno a Ripoli. en la colina del Encuentro se encuentra el convento homónimo, un lugar franciscano construido en el Siglo XVIII en un emplazamiento originalmente longobardo y luego transformado en una ermita dedicada a San Macario. 

Desde su posición panorámica, con vistas a Florencia, el Convento del Encuentro cuenta con espacios típicamente franciscanos, una estructura sencilla pero elegante, con claustro, refectorio y habitaciones. No es la sede de ninguna orden religiosa, sino que está gestionado por una asociación de inspiración franciscana que mantiene vivo el lugar y organiza eventos y momentos de aprendizaje.

Ermita de Lecceto

En Malmantile, aldea de Lastra a Signa, se encuentra la Ermita de Lecceto; lo podemos ver al final de un sugestivo bulevar bordeado de cipreses que desde Gangalandi conduce a la Iglesia Lamole, una vía de comunicación muy antigua. El Convento comenzó siendo una ermita, fundada en 1473 por el fraile dominico Domenico Guerrucci y financiado por el noble florentino Filippo Strozzi, cuyo escudo de armas puede verse en varios lugares de la iglesia y del convento. 
Tras diversas vicisitudes y cambios de propiedad, el antiguo convento fue adquirido por el Arzobispo de Florencia, restaurado y utilizado como lugar de espiritualidad además de organizar momentos de profundización.

Abadía de Vallombrosa

Vallombrosa
Vallombrosa - Credit: Comune di Firenze

En el Municipio de Reggello, a los pies del Monte Secchieta e inmersa en un denso bosque, la Abadía de Vallombrosa tiene una historia secular. 
El lugar era tan solitario que el fundador, Giovanni Gualberto, más tarde santificado y fundador de la Orden de los Vallombrosanos, lo eligió para su ermita. Consagrada en el año Mil, sigue habitada por monjes que la abren para visitas guiadas durante el verano.

La comunidad está abierta a quienes deseen pasar unos días en fraternidad, siguiendo una vida marcada por los ritmos de la oración. Los monjes también organizan cursos de herboristería y fitoterapia.

Convento de Monte Senario

La vista sobre el valle en Monte Senario
La vista sobre el valle en Monte Senario - Credit: Comune di Firenze

La colina de Monte Senario se encuentra al norte de Florencia, está cubierta de bosques y en su cima, a la que se llega tras un agradable paseo o por una carretera fácil, se alza desde 1233 el Santuario de Monte Senario.
Al igual que Vallombrosa, este lugar inspiró el surgimiento de una orden, aquella de los Siervos de María, que aún hoy viven en este lugar austero pero rico en obras de arte y escenarios sugestivos, como la iglesia barroca. 
El convento, situado en el Municipio de Vaglia, a pocos kilómetros de Florencia, está abierto a la hospitalidad.

Cartuja de Florencia

Claustro Grande - Cartuja de Florencia
Claustro Grande - Cartuja de Florencia - Credit: Municipio de Florencia

De las cinco sugerencias propuestas en esta página, la Cartuja de Florencia es quizá la más conocida. Se encuentra en el límite sur de la ciudad de Florencia, en la localidad de Galluzzo, en lo alto de una colina. 
Su austera belleza delata su origen del Siglo XIV, la Cartuja es un lugar rico en historia y obras de arte. 
Las salas monumentales se alternan con el silencio de los claustros, mientras que las celdas de los monjes son verdaderas obras maestras de la funcionalidad (parece que Le Corbusier también se inspiró en este modelo).

Un monasterio cisterciense, donde hoy ya no están los monjes pero está gestionado por la Comunidad de San Leolino, es un lugar que inspira meditación y silencio, donde lamentablemente no se puede pernoctar pero que es ciertamente inspirador. 

Comienza el descubrimiento

Lugares que no debes perderte, itinerarios por etapas, eventos y consejos para tu viaje
Eventos • 51 resultados
Ideas • 226 resultados
Itinerarios • 110 resultados
Diarios de viaje • 1 resultados