fb track
Panorama de Volterra en bicicleta
Photo ©Enrico Caracciolo

Desde Volterra hasta Populonia, en bicicleta entre paisajes únicos y la historia Etrusca

Un itinerario que sigue las huellas de los antepasados Etruscos a través de los senderos de Val di Cornia

PRIMERA ETAPA
Volterra y el alabastro
Atardecer en Volterra
Atardecer en Volterra - Credit: Riccardo

Partimos desde Volterra, una ciudad con vistas al Val de Cecina y a Valdera. El arte de Volterra está en la piedra, fuerte y resistente como sus murallas etruscas y medievales, frágiles como los terrenos desmoronadizos que esculpen los barrancos, precipicios que parecen recordar, en todo momento, la fragilidad de las cosas, de las certezas, de las seguridades. La piedra de Volterra es el alabastro, una piedra blanda excavada, elaborada, moldeada, pulida por las manos de familias enteras de Volterra. Desde las urnas cinerarias etruscas hasta las esculturas de los artesanos y artistas actuales, el alabastro constituye el alfabeto de la piedra a través del cual comunican y se expresan ideas, las manos y la sensibilidad de Volterra.

SEGUNDA ETAPA
Hacia el Valle del Diablo
Energía geotérmica en Larderello
Energía geotérmica en Larderello - Credit: Musei Val di Cecina

Salimos de Volterra evitando la transitada SR68 y entramos en la carretera panorámica SP "de la Montaña Volterrano" en constante descenso hasta Salinas de Volterra. En el fondo del valle, volvemos a subir el río Cecina por la Strada Comunale Lanciaia. Después del cruce con la Strada Comunale Macie, se sigue por la derecha por la Strada Comunale que subiendo, atravesando olivares y viñedos, llega la colina de Pomarance. Breve desviación hacia el pueblo y se continúa por la SR439 hacia Montecerboli y Larderello, en el corazón de Toscana geotérmica. El paisaje antiguo, inmutable e intacto de Val de Cecina de repente se vuelve futurista en las Colinas Metalíferas donde la energía cálida de la Madre Tierra es entubada en conductos metálicos que corren, saltan y dominan la calle, se deslizan y envuelven colinas enteras; aquí y allá los vapores bóricos blanquean el cielo en Larderello y en el Valle del Diablo.

TERCERA ETAPA
En los bosques de Val de Cecina
Sassetta
Sassetta - Credit: APT

La subida hacia Castelnuovo Val de Cecina requiere buenas piernas: un par de desafiantes kilómetros. Después de pasar por el pueblo, pedalamos en bicicleta hacia Sasso Pisano, un pueblo de aguas cálidas. Con un pequeño desvío, también podemos visitar Monterotondo Marittimo  con sus auténticas bellezas, como el Parque de Biancane (colinas redondeadas blancas) entre los Geoparques de UNESCO. Esta zona ha sido habitada desde la época etrusca, es suficiente pensar en los sitios de interés de Campagnelli, Frassine, Serraiola.
Se pierde altura constantemente hacia el fondo de Val de Cornia hasta llegar al cruce a la derecha de Sassetta, un pueblo inmerso en los bosques al que se llega subiendo ligeramente el Pian delle Vigne y luego siguiendo varias curvas en una pendiente más pronunciada. El último pueblo que ignora los horizontes mediterráneos para penetrar en la sombra de robles y castaños es Sassetta, un microcosmo vinculado a los acontecimientos del bosque, hogar de carboneros y leñadores, poetas y soñadores.

CUARTA ETAPA
Campiglia Marittima, una mirada hacia el mar
Campiglia Marittima
Campiglia Marittima - Credit: Mirella

Desde Sassetta se vuelve a subir con un esprín importante Val Canina (alternativamente se puede continuar hacia Suvereto) donde se llega hasta las colinas para descender rápidamente en la carretera "Cancellini" hacia la llanura de Suvereto, donde se entra a la derecha en Vía delle Volpaiole que anticipa la subida al pueblo Campiglia Marittima. El horizonte está teñido de azul en Campiglia Marittima, con vistas a los etéreos perfiles de la isla de Elba. Las brisas mediterráneas y el viento sudoeste son atenuados por híspidos pinares, olivares extra virgenes y nobles viñedos. El Val de Cornia perfuma de mar y de historia. Calles y senderos sintetizan la vocación de un territorio vinculado a la extracción y elaboración de los minerales,desde los Etruscos hasta nuestros días.

QUINTA ETAPA
Hacia la costa, la acrópolis de Populonia
Fuerte en Populonia
Fuerte en Populonia - Credit: Enrico Caracciolo

Aquí comienza la parte final del itinerario con el descenso hacia la costa. Pasando por la carretera de Botro ai Marmi y después de un breve tramo por SR39 "Antigua Aurelia", poco antes de Venturina, se gira a la derecha por la carretera Caldanelle que llega al Golfo Baratti y luego, con la última subida, se llega al Fuerte de Populonia. Inmersos en una variedad ambiental en la que conviven la diversidad de un paisaje donde es hermoso vivir y aún más hermoso viajar. El promontorio de Piombino es la meta para quienes aman los grandes horizontes. En los días límpidos parecería que se puede tocar Elba y saltar sobre los perfiles afilados de Córcega: es una puerta abierta de par en par al Mediterráneo. Desde Cala Moresca hasta acrópolis de Populonia, pasando por Buche delle Fate, los 2500 años que nos separan de la civilización etrusca se transforman en centímetros. De hecho, caminamos a un paso de las tumbas subterráneas etruscas que acompañan el sendero hacia la costa. El nombre, un poco mágico, fue dado a estos misteriosos "agujeros" por los guardabosques y leñadores que vivían y trabajaban en el matorral del promontorio de Piombino. Pensaban que las cavidades eran la morada nocturna de los seres sobrenaturales, evidentemente apacibles. Bastan unos veinte minutos a pie "entre las hadas" para llegar a Finis Terrae Toscana.

&
Etruscos
en la zona
hotel 150 Alojamientos (en inglés ) event 1 Evento