Skip to content
El pueblo de Murlo
Photo © mikeccross
Photo © mikeccross

Murlo

Un pueblo antiguo de las Tierras de Siena de aspecto medieval pero con alma Etrusca

El pueblo de Murlo nos habla ya desde su nombre de su naturaleza, el latín murulus significa en realidad "lugar amurallado", y en seguida recuerdo las hermosas paredes de ladrillo que rodean el pueblo, pero -según otros puntos de vista- el nombre también puede derivar de la voz latina mus ("ratón"), y no es casualidad que allí haya varios roedores pequeños trepando desde los escudos de los municipios más antiguos.

El característico pueblo medieval está situado en la cima de una colina con vistas al valle Crevole cubierto de espesos bosques, en una posición fronteriza entre Val di Merse (a la que pertenece Murlo) y la zona de Crete del Valle Arbia con vistas al valle Ombrone y a la colina de Montalcino desde una magnífica posición.

Qué puedes ver en Murlo

La zona fue habitada desde tiempos muy antiguos, los orígenes del lugar están relacionados a la civilización etrusca, como lo demuestran los hallazgos de Poggio Civitate y Poggio Aguzzo

El Castillo de Murlo, con una típica estructura de un pueblo fortificado, es del Siglo XII, cuando era el centro principal del Feudo de los obispos de Siena o del Obispado. El plano del Castillo que vemos hoy en día representa las transformaciones realizadas a finales del Siglo XVI tras la caída de la República de Siena, y revela la estructura de la antigua fortaleza con las murallas coronadas por pequeñas viviendas que rodean el Palacio Episcopal (actual sede del interesante Museo Arqueológico , donde se puede admirar el notable Antiquarium Etrusco de Civitate), el edificio de las prisiones y la catedral. 

Es muy interesante la Ermita de Montespecchio, situada en la localidad homónima: las paredes del edificio, construidas en la Alta Edad Media, tienen una inclinación mayor que aquella de la Torre inclinada de Pisa.

La zona fue habitada desde tiempos muy antiguos, los orígenes del lugar están relacionados a la civilización etrusca, como lo demuestran los hallazgos de Poggio Civitate y Poggio Aguzzo

El Castillo de Murlo, con una típica estructura de un pueblo fortificado, es del Siglo XII, cuando era el centro principal del Feudo de los obispos de Siena o del Obispado. El plano del Castillo que vemos hoy en día representa las transformaciones realizadas a finales del Siglo XVI tras la caída de la República de Siena, y revela la estructura de la antigua fortaleza con las murallas coronadas por pequeñas viviendas que rodean el Palacio Episcopal (actual sede del interesante Museo Arqueológico , donde se puede admirar el notable Antiquarium Etrusco de Civitate), el edificio de las prisiones y la catedral. 

Es muy interesante la Ermita de Montespecchio, situada en la localidad homónima: las paredes del edificio, construidas en la Alta Edad Media, tienen una inclinación mayor que aquella de la Torre inclinada de Pisa.

En los alrededores

Cerca de Murlo se encuentra Vescovado, un antiguo centro formado por la fusión de los dos pueblos de Andica y Tinoni, que a principios del Siglo XIX seguían todavía separados. En la iglesia de Vescovado se conserva una pintura de Benvenuto di Giovanni del 1475, que representa una Madonna entronizada con Santos.

En el paisaje encantador del pueblo se encuentra una parte de la Reserva Natural de Basso Merse, un río que acoge en su lecho algunas especies que hoy en día son muy raras, como la nutria y algunos tipos de anfibios. 

El itinerario para descubrir Tierras de Siena puede continuar con una pausa de relax en las Termas de Petriolo en Monticiano o en aquellas de Rapolano, o bien, con una visita especial a la Abadía San Galgano, en Chiusdino, que es un lugar lleno de misterio que evoca la reflexiones y silencios.

Cerca de Murlo se encuentra Vescovado, un antiguo centro formado por la fusión de los dos pueblos de Andica y Tinoni, que a principios del Siglo XIX seguían todavía separados. En la iglesia de Vescovado se conserva una pintura de Benvenuto di Giovanni del 1475, que representa una Madonna entronizada con Santos.

En el paisaje encantador del pueblo se encuentra una parte de la Reserva Natural de Basso Merse, un río que acoge en su lecho algunas especies que hoy en día son muy raras, como la nutria y algunos tipos de anfibios. 

El itinerario para descubrir Tierras de Siena puede continuar con una pausa de relax en las Termas de Petriolo en Monticiano o en aquellas de Rapolano, o bien, con una visita especial a la Abadía San Galgano, en Chiusdino, que es un lugar lleno de misterio que evoca la reflexiones y silencios.

Eventos

En Murlo, durante el verano, tiene lugar Bluetrusco el único festival dedicado a la Cultura Etrusca, con visitas guiadas, conciertos y espectáculos teatrales. El evento destaca también las bellezas naturalísticas del territorio, con paseos a lo largo de las colinas que rodean el pueblo. No faltan las muestras fotográficas contemporáneas, las proyecciones de películas, las exposiciones gastronómicas y vinícolas y los momentos dedicados al debate sobre el respeto del medio ambiente. 

En Murlo, durante el verano, tiene lugar Bluetrusco el único festival dedicado a la Cultura Etrusca, con visitas guiadas, conciertos y espectáculos teatrales. El evento destaca también las bellezas naturalísticas del territorio, con paseos a lo largo de las colinas que rodean el pueblo. No faltan las muestras fotográficas contemporáneas, las proyecciones de películas, las exposiciones gastronómicas y vinícolas y los momentos dedicados al debate sobre el respeto del medio ambiente. 

Platos y productos típicos

Murlo es parte de la red de las Ciudades del Vino. De hecho, aquí se produce un excelente vino y un excelente vin santo, ideales para acompañar las recetas tradicionales. Entre los platos típicos se encuentra la ribollita alla senese, una variante de la clásica ribollita toscana, hecha con pan duro, legumbres y verduras de temporada; pici con ragú del campesino, una salsa de carne enriquecida con setas porcinas; paloma rellena.

Murlo es parte de la red de las Ciudades del Vino. De hecho, aquí se produce un excelente vino y un excelente vin santo, ideales para acompañar las recetas tradicionales. Entre los platos típicos se encuentra la ribollita alla senese, una variante de la clásica ribollita toscana, hecha con pan duro, legumbres y verduras de temporada; pici con ragú del campesino, una salsa de carne enriquecida con setas porcinas; paloma rellena.

En los alrededores

Lugares que no debes perderte, itinerarios por etapas, eventos y consejos para tu viaje
Eventos

Tierras de Siena